Home » » Loquillo marca su ley

Loquillo marca su ley

Written By azua fm radio on sábado, 16 de diciembre de 2017 | diciembre 16, 2017

A estas alturas de la película, a sus 56 años y cuando la memoria es simplemente aquello a lo que nos agarramos “cuando ya no queda nada”, como reza la canción Memoria de jóvenes airados, Loquillo vive su mejor momento. 
Con cuatro décadas a sus espaldas de carrera, el veterano músico está más vivo que nunca, como un luchador al que quisieron retirar pero que todavía conserva su mejor gancho. El bigardo del rock español simboliza mejor que nadie el espíritu legendario del rock and roll.
Bastó este viernes escuchar en directo Rompeolas, a mitad de su concierto en un abarrotado WiZink Center de Madrid con 17.000 personas en el cierre de su exitosa gira, para percatarse de que actualmente, pese a quien pese y rompiendo pronósticos, Loquillo no pierde el tiempo en perderse en recuerdos. Le pega un buen golpe a la memoria de los peces. 
Tieso como un coloso con su camisa negra de hombreras blancas, fumando su cigarro mientras veía a la banda desgañitarse en ese himno de corazón forajido, su figura imponía su ley. La ley de un tipo que vive el momento con el hambre de un tiburón, consciente de que el rock and rollse quema en presente, aún jugando con varios elementos de la nostalgia. Como ese fotograma legendario, su figura autoritaria e imponente ilustra toda una vida dedicada a la causa. A la causa del rock and roll.
Es tan irreal como incuestionable. La causa del rock and roll solo se entiende cuando se ha probado. 
Y Loquillo no solo la probó más pronto que nadie en este país siendo un imberbe, allá por principios de los ochenta, cuando este país era otro y la música buscaba conquistar un territorio, sino que lo transmite todavía con pasión adolescente, como cuando anoche encaró clásicos como El ritmo del garaje o Viento del este, una composición de sus últimos años pero con el vigor de antaño, con acordeón bastardo.
Share this article :

No hay comentarios:

Publicar un comentario