Pin It

Widgets

Laura Lebrón, promisoria realidad


  • Laura Lebrón, promisoria realidad
    Laura Lebron en La Venus de las pieles.
Ignacio Nova
ignnova1@yahoo.com
La dominicana Laura Lebrón Rojas comparte con la bailarina, cantante y actriz peruana Verónica Álvarez la nominación a Mejor Actriz Principal en un Musical que otorga los Premios Helen Hayes 2018, considerado como uno de los más importantes reconocimientos teatrales de los Estados Unidos.
Desde 1983 el galardón reconoce la excelencia en el teatro profesional en el área de Washington DC.
Ambas intérpretes participan en la producción “In The Heights, en español”, que acumuló 19 nominaciones, y fue puesta en escena en 2017 por el Teatro Hispano Gala a partir de la idea de Lin Manuel Miranda y bajo la dirección y coreografía de Luis Salgado. La producción y dirección artística es de Hugo Medrano.
Junto al reconocimiento que significa la actual nominación a su favor, las dos mujeres muestran la otra cara de una migración hispana en los Estados Unidos: la potencialidad del talento regional que, a falta de oportunidades y condiciones en sus países de origen, emigra para realizar sus vocaciones y en ese nuevo espacio cultiva y mantiene sus raíces, sentimientos de pertenencia, hábitos, cultura y tradiciones.
Es un rostro reconstructor más que reconfortante: un teatro, una producción, un equipo y estas dos mujeres en la escena contradicen el criterio difundido a raudales de que Latinoamérica sólo produce y exporta drogas, prostitución y criminalidad. La cultura vive como cordón que une a la gente.
Hay un sueño trunco en nuestros países, y estas mujeres y ese equipo lo encarnan, portan y vivifican. El teatro Gala es el espacio grupal que lo trae a los escenarios como realidad energizante. Pedro Henríquez Ureña lo tomó de José Martí y lo hizo objeto de su oficio y pensar. La unión nacida de la comunidad lingüística y cultural. El universo cabe en nuestra lengua y sólo a través de ella pasa a formar parte de nuestra identidad total: “In the Heights en español” contiene importantes ráfagas de la imbricación cotidianidad y cultura y las expele en formas musicales y danzarías. Supervivencia.
Laura Lebrón obtiene un fuerte impulso para su carrera con esta nominación que la acredita profesionalmente, que la considera merecedora de ese nivel. Comprometiéndola, por demás, a una entrega más retadora y a una organización coherente con el grado de profesionalidad alcanzado y exigido por la industria del espectáculo, el teatro y el cine en esa nación. Obtenga el premio o no, la nominación la señala y resalta.
El talento lo tiene ya. Lo acuña desde niña. Lo moldeó en la admiración bien edificada hacia su padre, el actor Mario Lebrón. Que ella sea actriz y de tal calidad reafirma cómo el hogar es el reducto de lo que somos y, en su caso, resguardo de una pasión llamada teatro, un botón de cómo su padre influyó en ella y cómo ella lo admira y admiró.
Se trata de una tercera generación de artistas que inició el poeta, médico y docente universitario Mariano Lebrón, para quien la cultura, la poesía, el habla y la hispanidad constituían el Norte de la existencia.
Mario Lebrón ha ocupado la escena dominicana con una presencia huracanada, numéricamente superior a la experimentada por cualquier otro actor nacional después de Fernando Cristóforis. Un claro argumento que delinea su pasión. También se ha destacado en el cine.
Ahora Laura le sigue y acompaña, con una calidad que, he repetido, se caracteriza por la paranoia frente al clisé. Su padre la integró a sus producciones, en las que destacó después de sus estudios teatrales en Estados Unidos. Original y novedosa, encara sus caracterizaciones con la energía y vitalidad emergidas del convencimiento de que el cuerpo es el mensajero del mensaje enredado en el discurso, su vehículo, su transmisor.
Ecléctica, a la confraternidad con la música, la danza y la actuación, agrega la apertura a la diversidad de géneros y formas expresivas. El resultado es, en lo inmediato, la aceptación de los retos a encarnar cualquier tipo de carácter, cualquier modalidad interpretativa, desde la tragedia, el drama y, como ahora, el musical. Algo que su disciplina manifiesta en su fisionomía y el talento comprobado revelan como ostensible capacidad, condición básica para la apertura de las puertas hacia las oportunidades y la autorealización.
Con eso, más su histrionismo fresco, natural, original y convincente, el cine, más que el teatro, tienen en Laura Lebrón una promesa cuyos tintineos refulgentes esperamos apreciar pronto.
Ahora, ella es motivo de honor. Su sola nominación a este galardón aporta un importante reconocimiento a su carrera. Y al país, otra oportunidad de inscribir su nombre en los espacios altos del arte y la cultura internacionales.
Gracias a esta artista talentosa: Laura Lebrón.

***El autor realizó maestría en Ciencias políticas (falta tesis), es historiador de arte, asesor cultural y en comunicaciones, también editor y promotor de arte. Ha sido actor, director teatral y docente en la UASD, APEC, UNPHU, Universidad Católica Santo Domingo, Chavón/La Escuela de diseño. Presidió la Sección dominicana de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA-Unesco-París). Dirige Contemporanía | La galería de arte.

Archivado en , , . Comentarios via RSS RSS 2.0

0 comentarios for Laura Lebrón, promisoria realidad

Facebook Blogger Plugin:Ayudadeblogger.com Enhanced by Grupodelecluse.com

Comentarios

MIS FAVORITOS